lunes, 7 de mayo de 2007

CÁRCEL DE CASEROS



ALCATRAZ ARGENTINO

Es la réplica de la penitenciaria estadounidense. Sus paredes guardan las historias de miles de personas que fueron detenidas por su forma de pensar. Presos políticos según los militares. El gobierno la describió como “Un hotel cinco estrellas para la regeneración de los encausados” pero mas que un hotel de lujo, fue el escenario ideal para una película de terror. Película real que dejó un estigma en la sociedad.

La “majestuosa” cárcel se comenzó a construir durante el gobierno de Arturo Frondizi-1958/1962-, pero recién durante la dictadura militar -1976/1983- se aceleró el proceso de habilitación para trasladar a ella los detenidos durante esa época.

Fue inaugurada solemnemente el 23 de abril de 1979 por, el entonces Ministro de Economía, Alberto Rodríguez Varela. Su ubicación ofrecía una vista que muchos argentinos podíamos envidiar: en una de las torres permitía observar el río y en la otra se veía un hermoso paisaje panorámico de la ciudad.

La superficie total es de 85.000 m2 cubierta. Consta de dos torres. Cada una constaba de 22 pisos, 2096 celdas individuales de 2.30 m. por 1.30. De ellas 1360 fueron destinadas al alojamiento permanente de los presos, mientras que 140 tenían puertas macizas y se usaban como “celdas de castigo”. También estaba formada por 14 ascensores, 16 patios de recreo, 60 locutorios y 20 talleres de trabajo.

El discurso prometía entre otras cosas, que los detenidos no notarían su condición de tal. Según declaró Rodríguez Varela, “Esta cárcel con sus modernas instalaciones, que permiten al interno dedicar sus horas de encierro al trabajo, al estudio, la meditación o el deporte sin mortificaciones adicionales que agraven innecesariamente la privación de su libertan constituye una afirmación tangible de principios fundamentales de nuestra organización política.”

Las celdas tenían tres paredes y la cuarta era de rejas, pero en ningún momento los presos podían ver el sol, era una construcción "ciega". Los encausados tenían en sus rostros un color verdoso por la falta de sol y de alimentos. La mayoría fueron afectados por tuberculosis. La contaminación y el sistema de vida al que eran sometidos creaba el ambiente perfecto para que esa enfermedad se apoderada de ellos.

En esta réplica de Alcatraz pasaron 1029 presos políticos. No había patio exterior, cada celda tenía un detenido, pero se les prohibía hablar o compartir cosas. Las ventanas estaban construidas por ladrillos de vidrio, material que no permite el paso de la luz solar.

El piso de "los chanchos" era un método de castigo, quienes eran enviados a esa zona del centro penal, sufrían constantes golpes, pero además no se podía cambiar la ropa, se le quitaba la comida y no los dejaban bañarse. Había un pasillo de 100 metros por el que debían correr en busca de colchones, si no lo hacían no se les daba frazadas, colchones o cualquier elemento que pueda significar calidad de vida.

La censura era tan extrema, que de las revistas llevadas por sus familiares eran recortadas aquellas notas donde se hablaba de política o donde se realizaban chistes. No tenían Biblia y los libros nunca eran entregados. Por los parlantes sonaba todo el tiempo marchas militares.

Las misas que se ofrecían a diario en la propia capilla con la que contaba Caseros, era el punto de encuentro de los presidiarios. Acudían todos, a pesar de sus diferencias religiosas, ya que era el único momento del día –a excepción de la hora de recreación- en donde podían salir de sus celdas.

¿Suicidio o asesinato?

El sistema llevaba a la depresión y denigración de los convictos. Esto le sucedió a Toledo, un joven que comenzó a quebrantarse hasta el nivel de quedarse en su celda, ya no salía a la sala de recreos, ni iba a misa o comía. Uno de sus compañeros recuerda que la mañana del 26 de junio de 1982 lo llamaron para que salga de su calabozo, a lo que Tolero sólo respondió con la mirada llena de angustia. Tres horas mas tarde descubrieron que se había suicidado ahorcándose con una sábana.

Esa noche, en forma de broma macabra, se les sirvió a sus compañeros una cena especial y durante toda la noche sonó la marcha fúnebre.

Cómo el caso de Tolero hay otros cientos, pero la gran pregunta es, ¿Se suicidaban o eran asesinados psicológicamente?

Desde el 1 de febrero de 2000 el centro penitenciario dejó de funcionar como tal y debido a los interminables reclamos de los vecinos, se está esperando la demolición de la misma que será realizada durante el corriente año.

Sitio oficial del gobierno sobre la demolición de la cárcel
http://www.buenosaires.gov.ar/areas/obr_publicas/ex-caseros/

2 comentarios:

M dijo...

Romi, como siempre este trabajo es admirable y digno de mención, exhaustivo en la investigación, la forma de plasmar la verdad sobre algo que esta latente en el pueblo Argentino, las mentiras de lo dictadores, los malos tratos dentro de los centros penitenciarios, de veras que siempre es un placer leer tus artículos....un beso, M.P.

Anónimo dijo...

hola mi predicadora, por que eres eso para mi mi santa referencia de los acontecimientos actuales y historicos, esta resena historica de la gran casa de la represion esta muy completa, demuestra tu gran conocimiento de los hechos y tu gran afan de mostrarle al mundo la verdad sin importar el tiempo sucedido de los acontecimientos, sigue asi mostrandonos la verdad de los hechos.

|