viernes, 23 de noviembre de 2007

Fatal error

Todos nos equivocamos, pero... hay un límite, ¿No?

Bueno, eso deberían explicarlo en Tanzania, donde los médicos del más importante Hospital del lugar confundieron a los pacientes. Uno falleció y el otro quedó paralizado.
Emmanel Didas debía recibir una intervención quirúrgica en una de sus rodillas, pero por el contrario, le abrieron el cráneo para extirpar un tumor cerebral, que, por supuesto, no existía. Por otra parte quien debía recibir la operación cerebral era Emmanuel Mgaya, pero le intervinieron la rodilla.
Mgaya falleció horas más tarde como consecuencia de su tumor mientras que Didas se recupera de las dos operaciones realizadas -la errónea y la que debía recibir- y aunque su rodilla quedó bien, tiene inmovilizado uno de los lados de su cuerpo.
Según declararon a la BBC, todo ocurrió porque los médicos confundieron los nombres de los pacientes. El forense, ¿Hablará de la excelente reconstrucción que le realizaron a la rodilla del fallecido?

1 comentario:

M dijo...

Bueno Romi, sobre las fallos medicos, pues que podemos decir, que hay muchisimos por desgracia, y encima es una de las profesiones que mas se protegen entre ellos, pero no se si se dan cuanta que sus errores cuestan vidas humanas, no un envio equivoaco con la dirección, en fin que hay medicos de vocaion y medicos por debocion, claro la del dinero, una estupenda nota, un beso M.P.

|