miércoles, 27 de junio de 2007

SEGURIDAD ENFERMA 2


SI NO PAGO, ME ROBAN

Ante la ola de inseguridad que afecta al país y el mal accionar policial, los ciudadanos se vieron obligados a recurrir a las empresas de seguridad privadas, quienes, por medio de un circuito cerrado protegen la vivienda o comercio no sólo de asaltos. ¿Esto fue la mejor solución o un nuevo problema? Descúbranlo a continuación.

Las agencias de seguridad privadas, básicamente, tienen un sistema antirrobo que consta de sirenas, sensores de movimiento que detectan la presencia de intrusos, cámaras de vigilancia, barreras perimetrales, cercos electrificados, señales luminosas y un sinfín de novedosos productos. Además, protegen al usuario ante otros acontecimientos como por ejemplo, incendios o emergencias médicas.

Por lo general cuentan con una sala de monitoreo, donde llegan las señales emitidas por la línea telefónica o el sistema de radio desde la casa del abonado. Esos códigos son los activados, desactivados, batería baja, cortes de luz, de línea telefónica o disparos de zonas especificas de la casa.

Además de detectar los disparos, se puede enviar, ante una señal de peligro, el “pánico”. Esta es una clave utilizada para detectar episodios de riesgo cuando no es posible el disparo de la alarma. Se emite por el cliente, ya sea por medio del pulsador inalámbrico que se le proporciona o por el teclado numérico, donde además, se encuentran tres teclas destinadas a emergencias médicas, bomberos y policía.

Al ingresar una activación o desactivación, un operador llama desde la sala de monitoreo, identificándose con una clave personal alfanumérica que sólo el cliente conoce y a la cual debe responder con otra.

Si sucediera lo denominado una “emboscada” (engaño por el cual el delincuente logra que se desactive la alarma), esa clave ofrecida por el cliente, deberá ser cualquier otra, de modo que se sabría que sucede algo y al finalizar la comunicación se procede a enviar personal de vigilancia, policía y de ser necesario, una ambulancia. Lo mismo sucede cuando existen disparos de alarma o fallas de sistema (incomunicación entre cliente-empresa).

Existen varios tipos de empresas, por ejemplo las que tienen sede en una ciudad metropolitana, manejando desde allí todo el país por medio de acuerdos policiales y equipos especializados; empresas locales, con vigiladores y móviles propios que se ocupan de la seguridad comercial y local de determinadas regiones; distribuidoras, quienes como su nombre lo indica, se dedican a distribuir e instalar equipos y empresas especializadas, dedicadas a productos innovadores como Circuitos Cerrados de TV y cámaras para albercas .

Las empresas locales, se manejan con móviles propios, que, además de asistir a los clientes en caso de emergencia, realizan recorridas periódicas para verificar el estado de la vivienda o el comercio protegido, permaneciendo en el lugar, en caso de una larga ausencia del titular.

Un problema habitual es la falta de apoyo de las fuerzas policiales para con las compañías de seguridad ante una emergencia. Durante los primeros meses del 2006, voceros de la empresa argentina “Rastros tecnología S.R.L”, confirmaron que la policía no asistiría más a los eventos -robos, señales de pánico o individuos sospechosos- si se lo solicitaban empleados de la firma. A su vez, los jefes policiales pretenden que sea el cliente que llame al 911 para confirmar la veracidad de los hechos.

Hasta el momento, esta reglamentación no se llevó a cabo totalmente, pero siguen existiendo esas luchas interminables, donde se llegan a realizar carreras para llegar primero la policía y desprestigiar así a las empresas, olvidando, por ambas partes, la seguridad de los ciudadanos.

Otra problemática por la cual los ciudadanos sienten desconfianza es el hecho de que existe un sinfín de empresas ilegales. Según la Cámara Argentina de Seguridad, el número total de empresas de seguridad que operan dentro del país en forma legal son 250, asociadas a la mencionada cámara. Funcionan además, otras 200, no asociadas de las cuales algunas son legales y un número indeterminado no lo son.
Según esta misma fuente, sólo el 20% porta armas legalmente habilitados por el organismo oficial correspondiente llamado Registro Nacional de Armas (RENAR).

En 1971, según archivos brindados por el periódico “La Nación”, en total existían 20 empresas, donde se empleaban a 6000 personas. Actualmente, dicha fuente menciona que hay 60000 agentes registrados de los cuales, 12.000 son mujeres.

A su vez, es destacable el hecho de que el 57% de los vigiladores esté trabajando en negro o en forma ilegal. Esto asciende el número de agentes de seguridad privada a casi 150.000, y es alarmante el hecho de que la República Argentina cuenta con sólo 120 mil policías. Entonces, ¿Quién cuida la seguridad de la ciudadanía?

“La irregularidad laboral es reprochable en todos los casos pero más lo es en un rubro donde el trabajador está exponiendo su vida para preservar la de los demás”, afirmó el director nacional de Fiscalización, Guillermo Zuccotti durante una inspección realizada en la zona norte del Gran Buenos Aires.

En una reconocida empresa mundial de seguridad y vigilancia de transportes de caudales, existen “entregadores”, quienes, por medio de informes obtenidos en la empresa venden los datos de aquellos abonados que manejan grandes cantidades de dinero. Este riesgo, es el mayor temor de quienes estén por contratar un servicio de este tipo.

Para evitar enfrentarse a esos riesgos, lo mas recomendable es averiguar todo lo posible acerca de la prestadora del servicio, pedir referencias a otros abonados que ya hayan probado el sistema e informarse acerca del proceder de la empresa ante casos de emergencias, ya que las compañías de seguridad pasan a ser parte de la vida del nuevo abonado.

BARRIOS PRIVADOS, OTRA ALTERNATIVA

Los barrios privados y country son conjuntos de viviendas alejados de la ciudad. En ellos vive un grupo de personas, se realizan deportes y actividades de diverso tipo, pero por sobre todo, aquellos que pueden vivir en esta especie de “villa privada” –los costos son muy elevados- eligen este estilo de vida por la seguridad que deberían ofrecer.

Sin embargo, en las últimas semanas los titulares de los periódicos argentinos sólo hacen referencia a los repetidos asaltos a country’s.

En el Barrio Privado “La Barra Village” ubicado en Septiembre y Fausto, de la localidad bonaerense de Escobar durante el último fin de semana se cometieron dos asaltos con diferencia de horas.

El primer robo ocurrió en la casa 59, propiedad del matrimonio integrado por Fabian Birckenstaedt, de 49 años, y su esposa Claudia Accurso, de 45.

Según relató el hombre, a las 6.15 hs fueron sorprendidos por dos hombres que ingresaron por una ventana sin rejas ni trabas para luego intimidarlos con armas de fuego.

Explicó que luego los inmovilizaron con cordones y tras robarles los 100 dólares que había en ese momento en la vivienda, los ladrones se quedaron una media hora, lapso en el que registraron el lugar en busca de más dinero o joyas.

El segundo asalto se produjo antes de las 7 en la casa 24 donde los ladrones amedrentaron a Claudio Martiani, de 30 años, y a su esposa Laura Gagliardi.

En este caso sustrajeron 2.000 pesos, una cámara digital de fotografía, una computadora portátil, los teléfonos celulares y relojes.

Agentes policiales comprobaron que el alambre tejido que da a un campo lindero estaba cortado y explicaron que el barrio cuenta con seguridad privada, cuyo personal realiza rondas por el predio.

Mientras la policía compite con las empresas de seguridad por llegar mas rápido, las compañías contratan vigiladores ilegales y los barrios privados tienen todos los lujos, menos privacidad y seguridad, los ciudadanos deben recurrir a hacer justicia por mano propia.

2 comentarios:

M dijo...

Hola Romi, la seguridad y vigilancia, tanto en casas particulares, como el transporte de cantidades de dinero es un riesgo, que muchas veces la policía o cuerpos de seguridad del estado, se ve desbordada, según la ola de atracos que surjan en cada momento, la seguridad privada, puede ser una alternativa siempre que la empresa sea fiable, un trabajo muy bueno Romi, y además documentado en cada aspecto, te felicito, un beso M.P.

Anónimo dijo...

Tienen que saber que la mayoria de las empresas de seguridad no tienen la habilitacion correspondiente y la que la tiene en el 60% la obtienen con papeles certificados falsos.
Lo que digo es cierto trabajo en una empresa de seguridad desde hace 7 años, la cual presta servicios a bancos y a entidades importantes y nunca tuvo los papeles en regla y cuando fui a la direccion de seguridad privada (ente gubernamental) me dijeron que la empresa no tenia habilitacion pero no actuaron, es asi que todavia no la tiene y en el tiempo que usabamos armas por mas que le dipararas al techo te daban el aprobado del renar

|