lunes, 2 de abril de 2007

¿DUEÑOS DEL DESTINO?

Nuevo milenio, nuevos tiempos, nuevos problemas, la adolescente que se fue de su casa por quedar embarazada, el joven que muere a los 20 años de SIDA, el adicto que no sabe pedir ayuda, el que se anima y se la niegan, los protagonistas de un amor prohibido que son expulsados de la sociedad; la cara oculta de la vida, lo que escondemos, lo que negamos es, también, parte de nuestra historia.

Un médico no debe querer a su paciente, un periodista no puede demostrar sentimientos, no corresponde que un maestro se involucre con sus alumnos, los ciudadanos que preferimos “esperar a que otro lo haga”, cuantas reglas sin sentido, cuantos de nosotros pensamos que eso no nos pasará.

Esa adolescente que prefirió escaparse puede ser una amiga, una vecina, hasta una hija; el SIDA no sólo se transmite sexualmente, por accidente, podemos ser nosotros quien lo tenga y sin saberlo; todos tenemos adicciones a algo, aunque sea al café o la música; ese amor prohibido que hoy juzgamos mañana lo podemos sentir. No somos dueños los sentimientos, mas bien les pertenecemos.

¿Entonces por qué esconder y negar la vida misma? ¿Por qué decir DE ESO NO SE HABLA, si aunque no hablemos de algo no dejara de existir? Es fácil ocultar o negar, pero mucho mas fácil es conocer y aceptar, si fuéramos concientes que estamos expuestos a padecer lo que discriminamos quizás la sociedad sería menos cruel, quizás se sufriría menos, o tal vez tendríamos más apoyo.

¿Cuántas veces escuchamos -o dijimos- “a ese no le hablo porque está enfermo”? No nos contagiamos por escuchar o hablar, pero ayudaremos a esa persona que necesita saber que no está sola. ¿Quién no dijo “ese es un amor imposible porque ella es muy chica o él es muy viejo”? En una pareja, para ser feliz no debe tener la misma edad, sólo el mismo sentimiento.

Así, se pueden dar mil ejemplos, pero la cuestión es que no podemos dejarnos llevar por reglas de convivencia que sólo benefician a los más afortunados, esperando a que otro lo haga.

1 comentario:

M dijo...

Romi sigo opinando que tu linia de investigación es excelente, ademas de procurar siempre la maxima transpariencia, animo seimpre estare encantado de leerte, un beso M.P.

|