domingo, 1 de julio de 2007

JORGE SIMONI, ACCIDENTADO


El jueves 28 alrededor de las 20:30 horas el diputado provincial por la Unión Cívica Radical, Jorge Simoni, de 56 años de edad sufrió un accidente de gravedad, cuando perdió el control del auto que conducía. Más tarde al conocerse los detalles del hecho, fue inevitable preguntarse, cómo el dinero puede valer más que una vida.

(Coronel Dorrego, Argentina)
Simoni, quien dejó la intendencia del partido de Villarino para ocupar el cargo de diputado provincial, volvía a su domicilio en Médanos, cuando su vehículo, un Fiat Palio, dominio CAL 763, se salió de la carretera, estrellándose luego contra una columna de alumbrado público en el cruce de las rutas 3 y 78.

El funcionario fue trasladado en un principio al Hospital Municipal Eva Perón, para ser derivado luego de las primeras atenciones recibidas, al Hospital Privado Del sur de Bahía Blanca, donde comenzó a sufrir algunas complicaciones durante las primeras horas de la mañana, terminando en una intervención quirúrgica.

La cirugía se realizó entre las 12 y las 16 horas, debido a una rotura traumática de bazo, que derivó en la extirpación del mismo, permaneciendo en la unidad de cuidados intensivos; según el parte firmado por los médicos Federico Conrado, subdirector del nosocomio y Daniel Fainstein, jefe de Terapia Intensiva.

En el Hospital Municipal local, el doctor Pablo Archenti informó que los primeros exámenes realizados a Simoni fueron normales, pero que el hecho de que el accidente fue de una importancia considerable, ya de que el auto sufrió destrozos y el conductor quedó colgado del cinturón de seguridad, se le produjo la descompensación aguda que concluyó en la intervención quirúrgica.

El capitán Marcelo Giussia –comisaría de Dorrego- declaró que "Estamos haciendo algunas averiguaciones porque cuando llegamos al lugar del accidente, sólo constatamos la presencia del auto conducido por Simoni, con importantes daños, pero supuestamente habría intervenido otro vehículo”. También afirmó que “Si bien algunas personas observaron la existencia de otro vehículo, éstas no observaron el accidente en el momento en que se produjo",

La causa legal por el accidente inicialmente se calificó como lesiones por accidente, aunque más tarde, fue caratulada como averiguación de presunto delito de acción pública, ya que se trataría de lesiones culposas.

EL ACCIDENTE

Según el testimonio de Simoni, ofrecido a los investigadores, perdió el control del rodado tras impactar contra un camión que viajaba en la misma dirección, salió desviado a la banquina, donde chocó con la columna de alumbrado, volcando posteriormente.

En un primer momento, la policía se está abocando a ubicar el vehículo e identificar al conductor para establecer si tuvo responsabilidad en el hecho. Más tarde se supo que se trata de un transporte de caudales de la empresa Brinks, ubicada en la calle Indiano 122 de Bahía Blanca. El transporte fue sometido a pericias, aunque no se le detectó ninguna huella del accidente.

El camión transportaba dinero y tenía órdenes de no parar bajo ninguna circunstancia. También se conoció por parte del chofer del rodado mayor que el automóvil conducido por Simoni quiso pasar muy cerca de la rotonda y al no poder lograrlo, se produjo el accidente.

Según el capitán Abel Otamendi, titular de la seccional Primera de Bahía Blanca, el camión no tiene nada y se lo fotografió para informar a los peritos de Dorrego. Dos efectivos de esa sede policial ingresaron en el local de Brinks para realizar peritajes en el camión, que, según Otamendi sólo pasaba por el lugar en el momento del accidente, -es destacable el hecho de que el camionero reconoció el choque y advirtió al servicio de emergencias sobre lo sucedido-.

CONCLUSIÓN


Para muchos esta es sólo una noticia más que cuenta uno de los tantos accidentes que ocurren a diario, pero para mi tiene un lazo afectivo, debido al gran cariño que siento por el señor Jorge Simoni.

Duele pensar que ante un accidente de tanta gravedad, el conductor del camión de caudales no se detenga a ayudar. Comprendo que de haberse quedado no podía hacer mucho hasta que no llegasen de emergencias médicas, pero asimismo cuesta entender que el dinero en ese momento haya sido más importante que una vida.

Es extraño que si el conductor del rodado mayor reconoció el accidente tal cual fue y se comunicó con el 911, la policía siga insistiendo en que éste no participó del hecho y sólo fue un testigo.

Simplemente me queda el planteo, inútil quizás, de por qué siempre es más destacable el dinero antes que el bienestar de un ser humano.

1 comentario:

M dijo...

Romi, un excelente trabajo de investigación, muy completo y documentado perfectamente, es que tu línea de investigación y la forma de plasmarlo en el escrito, para los lectores, es de muy fácil compresión, te felicito Romi un beso. M.P.

|